Contactar

Amazon y sus fallos en protección de datos

En un post anterior os hablamos de los peligros de los hogares inteligentes y los asistentes de voz. En él os contamos una “metedura de pata” de Amazon que había enviado por error los registros de voz de un usuario a otro.

Ahora, coincidiendo con la presentación de resultados del primer trimestre del gigante informático de las ventas online, se conoce otro escándalo. Según ha destapado la agencia de noticias Bloomberg, algunos empleados de Amazon tienen acceso a grabaciones de usuarios y pueden asociarlas a la geolocalización de las casas de estos usuarios.

Han sido una serie de empleados de Amazon, que en conversaciones con la agencia, han dado la voz de alarma. La cuestión se explica de la siguiente forma. Alexa, el asistente de voz de Amazon, graba las conversaciones y peticiones que tiene con sus usuarios para responder a sus peticiones. Este mecanismo no se hace siempre de forma mecanizada. Algunos comandos de voz no son reconocidos por el robot de Alexa y son interpretados por empleados.

Según cuentan las fuentes anónimas de Amazon, las personas encargadas de descifrar estos comandos reciben las conversaciones y también un mapa de coordenadas de localización donde se han producido estas conversaciones, por lo que con un sencillo sistema informático, se pueden saber las direcciones de las casas de los usuarios. Un dato de carácter personal que como tal, para su uso y tratamiento, debe existir un consentimiento expreso e informado. Consentimiento que no se pide, incumpliendo el Reglamento Europeo de Protección de Datos.

Amazon ha señalado al conocer la noticia, según explica el diario El Mundo que no tiene constancia de que ningún empleado haya utilizado este método para saber datos de la dirección de las casas de los usuarios. Además, asegura que en los últimos días ha reducido el número de empleados que tiene acceso a esta información.

Políticas de despidos de Amazon

No solo esta ha sido una de las polémicas que ha perseguido a Amazon esta semana. También se ha conocido que el gigante de las ventas por Internet, monitoriza a través de robots la productividad de sus empleados en centros logísticos. Las máquinas que monitorean esta actividad, despiden automáticamente a los trabajadores que no cumplen con los objetivos.

Esta práctica la ha destapado la web The Verge. Podéis leer la noticia en inglés en este enlace.

Amazon obtuvo un beneficio de casi 3.200 millones de euros, en el primer trimestre de 2019, un 120% más que en el mismo periodo de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LEGITEC moderará sus comentarios y podrá o no dar respuesta a los mismos. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, en la dirección de correo electrónico info@legitec.com. Lea la política de privacidad antes de proporcionarnos sus datos personales.