La protección de datos y seguridad de la información, actividades esenciales durante la pandemia.

Cuando se decretó el 14 de marzo el primer estado de alarma con motivo de la pandemia, debo confesar que pensé que la actividad de LEGITEC iba a ser nula, ¿a quién le va a importar la protección de datos o la seguridad de la información en esta situación ?…Tuvo que pasar muy poco tiempo para darme cuenta que estaba completamente equivocado, sin duda nuestros servicios eran esenciales en este contexto.

Teletrabajo

De la noche a la mañana las organizaciones tenían que poner a sus plantillas a trabajar desde sus casas, y para ello era necesario establecer unos protocolos de teletrabajo que no pusieran en riesgo la seguridad de la información y la privacidad de los trabajadores ¿Cómo conectarme al servidor? ¿Mi red domestica es segura? ¿Estoy obligado a tener un antivirus? ¿Soy responsable de hacer copias de seguridad? ¿Qué medios de control puedo establecer para asegurar que los empleados están cumpliendo su horario laboral sin invadir su privacidad?. Sin duda LEGITEC aquí tenía mucho que decir y nos pusimos manos a la obra para generar a nuestros clientes los protocolos que necesitaban para regular esta nueva forma de trabajar.

Videoconferencias

Pasados los primeros días de estado de alarma, muchas empresas y profesionales, aunque no lo habían hecho nunca empezaron a plantearse la prestación de servicios online. Psicólogos, gimnasios, centros de enseñanza, consultores, asesores,…,no tardaron en hacer de las videoconferencias su día a día. Pero fruto de esta nueva forma de prestar servicio surgieron cuestiones como ¿Son seguras las herramientas de videoconferencia? ¿Es seguro compartir pantalla con mi interlocutor? ¿Puedo grabar a mi interlocutor? ¿En el caso de menores necesito el consentimiento previo de sus padres? ¿Puedo publicar un webinar sin el consentimiento de los asistentes? De nuevo la privacidad y seguridad se ponían de manifiesto y LEGITEC tuvo que dar respuesta a todas estas cuestiones generando políticas e informes al respecto.

Comercio electrónico.

El confinamiento propiciaba el despunte del comercio electrónico, muchas empresas que nunca se lo habían planteado vieron la necesidad urgente de lanzar sus plataformas de venta online. De nuevo surgían cuestiones relacionadas de manera directa con nuestra actividad. ¿Debo firmar un contrato de encargado de tratamiento con la empresa que me está desarrollando y manteniendo la tienda online? ¿Puedo hacer uso de mi base de datos de clientes para hacer mailings comerciales? ¿Qué política de privacidad debo tener en mi web? ¿Qué son las políticas de cookies? ¿Qué medidas de seguridad debo tener en mi tienda online?.

ERTEs

También esta pandemia ha supuesto que muchas empresas se hayan visto obligadas a recurrir a ERTES. Esta circunstancia ha suscitado una serie de cuestiones claves en materia de protección de datos, ¿Se puede redirigir o consultar el correo electrónico de un trabajador en ERTE? ¿Es lícito hacer uso del teléfono personal o el correo electrónico personal de los trabajadores en el contexto del ERTE? ¿Es necesario el consentimiento del trabajador afectado por el ERTE para comunicar sus datos personales al SEPE?. Además de resolver estos interrogantes, muchos clientes han caído en la importancia de contar con políticas que aporten seguridad jurídica para tratar la información de sus trabajadores.

Educación y formación.

También nos estamos aproximando a la recta final del curso académico y con ello el periodo de exámenes, que debido a las circunstancias deben hacerse online. En este sentido los centros educativos nos plantean las implicaciones de grabar exámenes y de implantar mecanismos basados en la biométrica para evitar fraudes. Cualquier decisión en este sentido requiere de un estudio pormenorizado del caso concreto, y en caso de llevar a cabo estos mecanismos de control realizarlos aplicando la mayor diligencia posible, para minimizar el impacto en la vida privada del alumno.

Desescalada.

Por fin ya estamos en fase de “Desescalada”, en este escenario de incertidumbre, y de maximizar las precauciones para evitar un repunte de contagios, surgen multitud de sistemas de control poblacional como son la geolocalización de movimientos de los ciudadanos, las aplicaciones móviles de rastreo de contagios, pasaporte inmunológico e incluso la toma de temperatura para acceder a ciertos lugares, todas estas medidas deben regularse bien para no vulnerar derechos fundamentales de los ciudadanos. De nuevo es necesario el papel de los profesionales de la privacidad para hacer un análisis de proporcionalidad de cada caso y establecer las condiciones y legitimación del tratamiento.

Espíritu Legitec.

Después de hacer un repaso a la actividad que hemos tenido durante estos tres meses de pandemia, creo que a nadie se le escapa que la protección de datos y la seguridad de la información es una materia transversal que afecta a todas las esferas de nuestra vida, y el papel que desempeñamos en la sociedad es esencial sin lugar a dudas. Por ello, como responsable de LEGITEC quiero dar la enhorabuena a todos los miembros del equipo por su dedicación, esfuerzo y entrega, ya que han sido semanas muy complicadas pero el grado de compromiso y servicio al cliente ha sido digno de elogio.

Desconocemos lo que está por venir, pero podemos afirmar de manera rotunda que vamos a seguir estando ahí, aportando soluciones y seguridad, sin perder la esperanza y el optimismo de una vuelta a la normalidad e incluso mejorada. A todos los clientes, colaboradores y amigos queremos agradecerles su confianza y hacerles partícipes del #espiritulegitec .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *