Contactar

Errores frecuentes en la gestión de un sistema de calidad.

Errores implantando calidad

“Tengo un sistema de gestión de la calidad ISO 9001 implantado, pero no percibo la mejora en mi empresa, ¿a qué puede deberse?”

Cuando una empresa decide implantar un sistema de gestión de la calidad basado en la norma ISO 9001 puede tener diferentes motivaciones, pero una de las más frecuentes es conseguir la mejora de sus procesos, minimizando errores, y consiguiendo todos esos beneficios que los consultores les explicamos al inicio del proyecto de implantación.

Pero hay algunas empresas que tienen un sistema de gestión implantado y no llegan a percibir esta mejora, y en el peor de los casos, perciben el sistema como una carga que les hace ir peor que antes de implantarlo. ¿A qué puede deberse?

A continuación, explicamos algunos de los errores más frecuentes que se cometen en la implantación y gestión de un sistema de calidad que pueden comprometer el éxito del proyecto.

No implantar un sistema a medida de la empresa:

No hay dos empresas iguales, ni siquiera en el mismo sector y es un error frecuente implantar procedimientos estándar o incluso copiar procedimientos que han funcionado en otras empresas sin tener en cuenta las peculiaridades de cada organización. La norma debe ser adaptada a cada empresa, no al revés.

La falta de compromiso de la alta dirección en la buena marcha del sistema:

Si la alta dirección de la empresa no está comprometida con la buena marcha del sistema, este no tendrá éxito, ya que, al fin y al cabo, es la responsable de proporcionar los recursos necesarios y de conseguir que la filosofía de la norma llegue a formar parte de la estrategia empresarial.

No formar a los trabajadores en el sistema:

Aunque hayamos logrado un sistema adecuado sobre el papel, si los trabajadores no están implicados en el sistema de gestión y no saben qué se espera de ellos, el sistema no funcionará.

Dejar la implantación o el funcionamiento del sistema en manos de una sola persona:

Dejar el peso de todo el sistema sobre una sola persona, por muy cualificada que esté, nunca conseguirá que el sistema aporte valor a la empresa, ya que se necesita la implicación de todo el personal y de la alta dirección para que funcione. Es igual de erróneo pensar que el consultor puede implantar sólo el sistema en una empresa sin colaboración del personal y la dirección.

No adaptar el sistema a los cambios de la organización:

Las empresas cambian a lo largo de los años (cambia su contexto, sus objetivos y metas, las expectativas de sus clientes y otras partes interesadas…), y no adaptar el sistema de gestión al mismo ritmo es un error. Un buen sistema de gestión debe cambiar y adaptarse al mismo ritmo que la empresa para conseguir que siga funcionando y aportando mejoras en vez de convertirse en un lastre.

Aunque no son los únicos, estos son algunos de los errores más frecuentes en la implantación y mantenimiento de un sistema de gestión de la calidad.

Si usted tiene un sistema de gestión implantado en su empresa y no percibe la mejora o quiere implantar un sistema que esté bien adaptado a su organización, no dude en contactar con LEGITEC, estaremos encantados en ayudarle a conseguir que su sistema de gestión ISO 9001 aporte valor a su organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LEGITEC moderará sus comentarios y podrá o no dar respuesta a los mismos. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, en la dirección de correo electrónico info@legitec.com. Lea la política de privacidad antes de proporcionarnos sus datos personales.